Avisar de contenido inadecuado

SIGNIFICADO DEL DESCUBRIMIENTO Y CONQUISTA DEL NUEVO MUNDO.

{
}
SIGNIFICADO DEL DESCUBRIMIENTO Y
CONQUISTA DEL NUEVO MUNDO.
Marco Robles López, Ph D .
Entre dos épocas.
Podría admitirse que hubo más de un descubrimiento de América. El primero, en tiempos prehistóricos, hace entre 30.000 a 40.000 años atrás, correspondiente a la época del Homo sapiens fósil (el hombre de Cromagnon), cuando nuestros lejanos ancestros habían cruzado el Estrecho de Bering para llegar desde Asia a América del Norte. Otros autores proponen una fecha más reciente: hace 15.000 años, poco más o menos, en sucesivas oleadas.
Un segundo "descubrimiento", se habría realizado con los legendarios vikingos. El año 981 Erik el Rojo y su gente llegaban a las costas occidentales de Groenlandia y allí dejaron sus huellas.
Pero el evento de esta naturaleza más conocido e históricamente registrado, denominado "Descubrimiento del Nuevo Mundo" o, con algo más de propiedad, "Encuentro de dos Mundos" y erróneamente,"Día de la Raza", tuvo su realización el 12 de Octubre de 1492, es decir en las postrimerías del S. XV, merced a la célebre expedición que partió del Puerto de Palos, España, dirigida por el Almirante Cristóbal Colón (o Cristóforo Colombo), un navegante probablemente de origen genovés y nacido h. 1446. Semejante acontecimiento se produjo en situaciones muy singulares de la historia, sobre las que no siempre se ha reparado debidamente.
Filosófica y culturalmente, las postrimerías del S. XV e inicios del S. XVI, corresponde a una de las épocas más brillantes de Europa Occidental, conocida como Renacimiento, que se prolongó hasta el S. XVII, el más significativo en el campo filosófico, pues se reveló al mundo con pensadores de la talla de Francis Bacon, René Descartes, Tomás Hobbes, Baruch de Spinoza, Wilhelm Leibnitz y John Locke, cuyos sistemas han sido reconocidos, con todo merecimiento, como el fondo de oro del pensamiento filosófico mundial.
Pero en el campo político-económico y social, Europa revelaba sus hondas contradicciones, y no obstante esas fecundas ideas y reflexiones filosóficas que se iniciaron en Italia y se extendieron a la mayoría de naciones de Europa Occidental y también a algunas de Oriente, marchaba a la zaga de dicho pensamiento.
En política, Nicolás Maquiavelo (1469 - 1527) es la figura descollante de esa época. Sin embargo, siendo su magistral pensamiento político el reflejo de ese tiempo, en su obra cumbre, El Príncipe, la filosofía política marca evidentes distancias con relación a la reflexión ética; es más: según este autor, la teoría política debe fundamentarse en los hechos políticos que brinda la experiencia. Y la manifestación autoritaria de la que aconsejaba investirse al "príncipe", era exclusivamente para terminar con el poder de la nobleza y el sistema feudal. Para aquel tiempo las originales reflexiones de este célebre teórico sin duda constituyeron un gran avance en la cuestión política e ideológica, pero los seguidores e intérpretes que tuvo, no siempre acertados, hicieron suya una versión degradada de sus postulados, el "maquiavelismo", y confundieron ese método de hacer política, que apuntaba a favorecer a la temprana burguesía, con la total falta de escrúpulos. Por estas circunstancias igualmente, el sistema feudal continuó vigente, gozando de "buena salud", como suele decirse en estos casos, y la ideología escolástica en gran medida seguía siendo el sustento teórico del sistema y orientando el comportamiento de las gentes.
Resulta evidente apreciar, a la distancia de esos tiempos, que la cultura, mundi vivencia y concepción del mundo de las tempranas burguesías se contraponía a la cultura feudal y a su ideología escolástica, que oponían tenaz resistencia y solo muy gradualmente resignaban posiciones. El feudalismo, ese ominoso régimen de servidumbre, continuaba señoreando. ¿Por qué razones? En virtud de que a más de constituir el feudalismo el sistema económico vigente (el capitalismo recién comenzaba a revelarse), el peso que tenía la ideología dominante -escolasticismo- frente a la nueva que se configuraba, todavía no era superada; los mismos actores políticos que se encontraban vinculados al poder que emanaba del sistema feudal, no querían despojarse de esa forma conciencial, y no en último término un papel preponderante en el mantenimiento del statu quo estuvo a cargo de los sentimientos y estados de ánimo de las personas que vivían en esa sociedad, sus creencias, la gran influencia del misticismo.
La estructura de la sociedad feudal, con sus monarcas, amos feudales, caballeros y siervos; la limitada educación de las amplias masas de campesinos y artesanos, igualmente contribuyó a mantener el sistema. Para estos últimos grupos sociales, ocupados en sobrevivir, eran inaccesibles las reflexiones de los filósofos de su tiempo, igual que las ideas de políticos eminentes como Maquiavelo; no podían asimilar los objetivos que planteaban los pensadores de avanzada, porque no tenían acceso a la educación y el desacuerdo entre los sectores populares y quienes se presentaban como ideólogos de un cambio, era una constante.
Esa fue la paradoja. Por lo demás, la segunda gran ola de la Inquisición, justamente se extendió desde el S. XVI al S. XVII (se acostumbra dividir en tres períodos la Inquisición: el primero, del S. XIII al XV; el segundo, del S. XVI al XVII y el tercero que comprende el S. XVIII) y enfiló sus armas contra los humanistas, contra los adversarios del omnímodo poder papal, los sabios y pensadores que ponían en tela de juicio ciertos dogmas y los más esclarecidos representantes de la cultura y las artes. La "picadora de carne", con sus delatores, sus verdugos, sus instrumentos de tortura y muerte, funcionó todo ese tiempo con siniestra precisión.
En Europa, en general, prevalecían las monarquías autoritarias que, unas veces disputaban, otras compartían el poder con la Iglesia, no existía la democracia y campesinos, siervos y parias de ciudades y burgos sufrían el yugo del amo feudal.
España, para la época del Descubrimiento se encontraba en un proceso de consolidación de sus reinos: Castilla, Navarra, Aragón y Granada. Fueron tiempos de los Reyes Católicos, Fernando e Isabel, y la unidad ideológica e identidad de los reinos operó en torno a la Iglesia católica, proceso que coincidió con la implantación de la Inquisición en España el año 1477, encabezada por el más temible inquisidor, Tomás de Torquemada, quien llevó a las hogueras a miles de personas, encarceló, torturó y destruyó innumerables vidas inocentes; asimismo se expulsó a los judíos en 1492 y a los moriscos en 1502.
Aquel mismo año 1492, se recuperó Granada, que estuvo mucho tiempo en poder de los moros. Cabe destacar que en tiempos de Fernando e Isabel, España era una nación menos desarrollada que otras de Europa Occidental: el analfabetismo estuvo difundido, el 83% de la población era campesina y el resto, urbana. La pobreza afectaba a amplios sectores populares.
Había tanta desigualdad en la distribución de los bienes, que únicamente a un 2 - 3% de la población pertenecía el ¡97-98% de las tierras! ¿Quienes eran los principales poseedores de los bienes, de la tierra en primer lugar? La Corona, la nobleza y la Iglesia. Por lo tanto, reyes, nobles y clero constituían el gran poder feudal, mientras que la ideología escolástica, el oscurantismo y la intolerancia parecían insuperables.
Entonces, la situación socio-económica y política de España, pudo acicatear los planes para buscar nuevas rutas a las llamadas Indias Occidentales, para ampliar las áreas de comercio que interesaba a la naciente burguesía y para superar la crisis. Una vez más la actividad de la conciencia social reflejaba el ser social y el topo de la historia hacía su trabajo, como alguna vez manifestó el Dialéctico de Tréveris.
En esas condiciones económico-políticas y sociales se produjo el llamado Descubrimiento y la inmediata conquista y colonización, que, iniciadas por España y casi en seguida por Portugal, estuvieron signadas por una inusitada violencia contra la población nativa. En el cruce entre el feudalismo que se resistía a abandonar el escenario histórico y las burguesías tempranas que aspiraban a cambiar el estado de cosas, se dio el acontecimiento histórico que dirigió el gran genovés. Pero, reiteramos, la ideología dominante no fue la de las revoluciones burguesas sino la del feudalismo que se manifestaba con sus estertores terminales. El escolasticismo del período tardío (SS. XVI-XVII) reflejó en sus controversias la lucha de la Iglesia católica contra la Reforma. El poder "terrenal", que alguna vez casi fue total, empezaba a escapársele de las manos. Todo esto explica varias de las características negativas del descubrimiento, conquista y colonización. Caso contrario, si no hubiera estado vigente la ideología del feudalismo y sobre todo la institución de la Inquisición, órgano represivo y terrorista de la Iglesia, difícilmente se habría dado la destrucción de invalorables testimonios culturales, menos el saqueo de objetos de oro y plata ni el trato degradante contra indios y negros de parte de los conquistadores.
Con la bendición papal.
Desde otro punto de vista, ¿cuál fue la base teórica de Colón para su famosa aventura? La idea de la ¡esfericidad de la Tierra!, noción que en aquella época se encontraba de alguna manera difundida entre ciertos círculos científicos, pero con relación a la cual se guardaba discreción, para evitar que los audaces pensadores terminen en las piras "purificadoras", como esto sucedió con Giordano Bruno, un siglo después (1600) por el "pecado" de contradecir los dogmas religiosos.
El primer viaje de Colón comenzó el 3 de Agosto de 1492 y concluyó el 12 de Octubre del mismo año, fecha oficialmente reconocida como la del Descubrimiento o Encuentro de dos mundos, cuando Rodrigo de Triana, de la Santa María, avistó la isla de Guanahaní, bautizada como San Salvador.
El año 1493, es decir un año después del primer viaje, el Vaticano, mediante bula especial entregó a la corona católica española el territorio descubierto, con la obligación de llevar a cabo la cristianización de los indígenas, porque para la idea dominante en Europa, el Nuevo Mundo representaba un vasto territorio en el que imperaba el paganismo y la tarea era convertir a sus habitantes a la fe cristiana.
Merced a otra bula especial del 16 de noviembre de 1501, el Papa entregó a perpetuidad los diezmos de la Iglesia en las colonias, a la corona española, asimismo con la condición de conservar todos los fundamentos de la Iglesia.
Pero, ¿quién fue el Papa que reinaba en ese tiempo y que emitió las primeras bulas? No otro que Alejandro VI, cuyo pontificado se extendió desde 1492 hasta 1503, cuando murió envenenado. Su cadáver, un considerable tiempo insepulto, finalmente fue arrojado en un foso. Triste fin del "santo" Vicario de Cristo, en realidad un hombre depravado, violento, concupiscente, sumergido en un mar de conspiraciones e intrigas, de asesinatos políticos. Alejandro VI tuvo su querida, Rosa Venozza, con quien procreó cinco hijos, entre estos Lucrecia, Francisco y César Borgia. Se ha manifestado también que mantuvo relaciones incestuosas con su hija. Diremos a propósito: extraña y escalofriante infalibilidad la de algunos pontífices.
Por lo expuesto, en la conquista y colonización que siguieron al "Descubrimiento" de América, intervinieron tanto los poderes civiles como el eclesiástico, caracterizados por el autoritarismo, la intolerancia y el desprecio a los subyugados. Prueba de esa intervención conjunta es que en su segundo viaje Colón estuvo acompañado en la expedición por 12 religiosos. Así, la espada y la cruz tuvieron directa participación en las acciones de conquista y colonización de nuestro continente, con todas las consecuencias que se derivaron de ello.
Lo bueno y lo malo del Encuentro.
El Encuentro de Dos Mundos ha significado algunas cuestiones positivas para América, que sería necio negarlas, como la difusión de una nueva lengua, el español, principalmente en la población mestiza; el surgimiento de nuevas colectividades culturales y étnicas; quizá también mejores formas de organización social y del Estado que las que tenían en esos tiempos los pueblos precolombinos. Para la humanidad en su conjunto significó la difusión mundial de alimentos, como la papa, tomate, maíz, cacao, etc., la beneficiosa expansión del comercio y navegación. Pero asimismo constituyó una auténtica tragedia por los actos de genocidio contra la población nativa, lo que en su tiempo ya denunció valientemente el sacerdote Bartolomé de las Casas; la introducción de la esclavitud, de la que las principales víctimas fueron los negros traídos de África, el inmisericorde saqueo de riquezas y la insensata destrucción de una gran herencia cultural.
También tuvieron un papel nefasto en la población nativa enfermedades desconocidas en América, como la viruela, tifus, fiebre amarilla, etc., que diezmaron a las comunidades indígenas, allí en donde la violencia no los había exterminado.
A propósito de saqueo, violencia y destrucción, considero que cabe hacer una breve precisión sobre las colonizaciones luso-hispana y anglosajona. La primera fue, como ya se indicó, desde fines del siglo XV al S. XVI, tiempos realmente oscuros, ¡cuando la Iglesia discutía si los nativos americanos eran o no seres humanos!, mientras que la segunda, en los siglos XVIII-XIX, en plena Ilustración. La anglosajona fue más feroz, se dio una auténtica "limpieza étnica", porque los puritanos cristianos, con su doctrina reaccionaria racista, no se mezclaron con la población autóctona y prácticamente la exterminaron. A los sobrevivientes les aislaron en las tristemente célebres reservas. Y la esclavitud de la población negra alcanzó su máxima crueldad en el sur de EE UU. Los linchamientos y la ferocidad del Ku Klux Klan, organización criminal racista fundada tras la guerra de Secesión (1866), por los partidarios de mantener la esclavitud, han marcado toda una época. Y como si todo esto fuera poco, el cine norteamericano, hipócritamente ha "blanqueado" la figura del colonizador, previamente re-bautizándolo de colono, al que se le ha presentado como un civilizador bueno. Nada de genocidio contra la población nativa, ni de esclavitud contra el afro-norteamericano. ¡Todas unas relaciones idílicas en las que el "blanco" cristiano puritano llevaba adelante la misión civilizadora!. Así se ha escrito, falazmente, la historia de esta cuestión violenta, trágica y vergonzosa de América del Norte.
Retomando la cuestión de la conquista y colonización luso-hispana, recordemos algunos crímenes mayúsculos contra las culturas vernáculas cometidos en esos tiempos: en 1530 ¡fueron sometidos al fuego los códices de los mayas!, por orden de fray Juan de Zumárraga, primer obispo de México, representando una pérdida irreparable para la historia y la cultura; en ese mismo siglo XVI, los conquistadores y el obispo Diego de Landa ¡destruyen casi la totalidad de los libros sagrados de México!; en 1520 ¡Hernán Cortés ordena quemar todos los libros aztecas!; en 1566 Francisco de Toledo, virrey del Perú, ¡dispone la destrucción de una enorme cantidad de tablillas pintadas y tejidos incas!.
Coincidencialmente, por esos mismos tiempos, en Europa se cometieron similares atentados contra la cultura, pues la piromanía inquisitorial se reveló implacable Así, el año 1500 Francisco Jiménez de Cisnero, en Granada, destruye mediante el fuego ¡5.000 libros de la cultura árabe!; en 1553 el sabio Miguel de Servet que describió la circulación pulmonar, ¡es condenado como hereje a ser quemado vivo, junto con sus libros!; en 1559 se someten a las llamas ¡12.000 textos hebreos!, en la ciudad de Cremona, en Lombardía, Italia; en el siglo XVI, por orden expresa de la Inquisición, ¡se queman los libros del historiador Garcilazo de la Vega!.
No enjaular la Historia (Conclusión).
Resumiendo: a consecuencia del fanatismo y la ignorancia de conquistadores y evangelizadores, sucumbió gran parte de la historia antigua y la memoria colectiva de los pueblos nativos de nuestra América. Esto, que sin duda fue irreparable, trágico e incluso catastrófico por la magnitud del proceso, marcó indeleblemente al descubrimiento, conquista y colonización del Nuevo Mundo, y el deber insoslayable de quienes no aceptamos la peregrina tesis de que la ciencia de la Historia es un puro pretérito que nada tiene que ver con el presente, mucho menos con el porvenir, es recordar y estudiar el pasado, para extraer las correspondientes lecciones.
Es igualmente un compromiso moral mantenernos siempre alertas, porque quienes proclaman el fin de la historia, temerariamente pretenden enjaular al futuro en un presente perpetuo, donde todo sigue igual, donde nada cambia ni deviene.
Fuentes Consultadas.
Bartolomé de las Casas. Brevísima relación de la destrucción de las Indias. Biblioteca de Historia. Ediciones ORBIS, S.A. Barcelona, España, 1986.
Yákov Svet. Cristóbal Colón. Siglos y hombres. Editorial Progreso, Moscú, URSS, 1987.
V. V. Sókolov. Européyskaya Filosofiya XV-XVII Vekov. Moskvá, URSS, Visshaya Shkola, 1984.
V. N. Selivanov. Latinskaya Amérika: Ot Konkistadorov do Nezavisimosti. Editorial Naúka, Moskvá, URSS. 1984.
Robles López, Marco. Cañar, Historia y Cultura. Tomos I-II, H. Consejo Provincial del Cañar, 2002. Tomo I.

{
}
{
}

Comentarios SIGNIFICADO DEL DESCUBRIMIENTO Y CONQUISTA DEL NUEVO MUNDO.


HI?

hi? hi? 19/02/2008 a las 19:22
hi como estan espero que sigan ultilzando nuevas precpectivas en estos casos amigos son muy buenos estos apuntes me sirven mucho de ultilidad porque estoy en 8 y eso me sirve de mucho.
Tongue outx favor yo q estoy en 6º y no me sirven estoy en algo mas dificil como x ejp denme el mapa de las rutas q tomo el hombre cormagnon para conquistar el mundo eso no es tan facil como parece y lo necesito para mañana jueves y de tarea de semana santa hacer la evolucion del hombre en plastilina en una tabla eso es re trincoCool
Anónimo 12/03/2008 a las 22:36

QUE ES CON  QUISTA

ESNEIDER ESNEIDER 14/04/2008 a las 21:48

Este texto se ve muy aburridor, si no tiene imagenes.

Gina Paola Peña C Gina Paola Peña C 16/04/2008 a las 01:59

esta pagina es buena pues me ayuda hacer mis taeras

Josde mihuel franco 12/05/2008 a las 01:54

ESTA PAG ES UNA HP NO ME SIRVE PARA NADA

ALEJANDRA MORALES ALEJANDRA MORALES 31/07/2008 a las 01:53

me llegan al pinchooo!

patty patty 04/09/2008 a las 01:10

resuma¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

Anónimo 10/10/2008 a las 04:57

resumennnnnnnnn

gogui 10/10/2008 a las 18:24

SABEN Q ESTE TEXTO ESTA DEMACIADO Y SUPER ABURRIDO PS YA Q NO ENCONTRAMOS LA TAREA Y X TAL MOTIVO ESTE TEXTO ES UNA PORQUERIA
JAJAJAJA

muy interesante para gente con un nivel cultural . A los muchachos les resulta aburrido sigue adelante total algun se reconocerá tus meritos 

juan alejo yarihuama juan alejo yarihuama 24/10/2008 a las 04:22

NECESITO SABER TODO SOBRE SU ECONOMÍA ANTES Y DESPUES DE LA LLAGADA DE LOS ESPAÑOLES ESTA INFORMACIÓN QUE MEBRINDAN ES PARA UN ALUMNO DE PRIMARIA

Anónimo 07/01/2009 a las 07:47

me parecio que este texto se esta interesante y muy :-D :-P bien explicado para cualquier pregunta esta super

el que quieras poner el que quieras poner 24/02/2009 a las 00:05

mmmmmm

hmmmmmmmmmm hmmmmmmmmmm 08/03/2009 a las 20:38

Oiee kiero saver queee es la conquistaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
aquii no se que saleeeeeeee donde buscoooooooooooo no salee naaaaaaaaaaaaaaaaa :-S

anonimiii anonimiii 10/03/2009 a las 20:18

SIGNIFICADO DEL DESCUBRIMIENTO Y
CONQUISTA DEL NUEVO MUNDO.
Marco Robles López, Ph D .
Entre dos épocas.
Podría admitirse que hubo más de un descubrimiento de América. El primero, en tiempos prehistóricos, hace entre 30.000 a 40.000 años atrás, correspondiente a la época del Homo sapiens fósil (el hombre de Cromagnon), cuando nuestros lejanos ancestros habían cruzado el Estrecho de Bering para llegar desde Asia a América del Norte. Otros autores proponen una fecha más reciente: hace 15.000 años, poco más o menos, en sucesivas oleadas.
Un segundo "descubrimiento", se habría realizado con los legendarios vikingos. El año 981 Erik el Rojo y su gente llegaban a las costas occidentales de Groenlandia y allí dejaron sus huellas.
Pero el evento de esta naturaleza más conocido e históricamente registrado, denominado "Descubrimiento del Nuevo Mundo" o, con algo más de propiedad, "Encuentro de dos Mundos" y erróneamente,"Día de la Raza", tuvo su realización el 12 de Octubre de 1492, es decir en las postrimerías del S. XV, merced a la célebre expedición que partió del Puerto de Palos, España, dirigida por el Almirante Cristóbal Colón (o Cristóforo Colombo), un navegante probablemente de origen genovés y nacido h. 1446. Semejante acontecimiento se produjo en situaciones muy singulares de la historia, sobre las que no siempre se ha reparado debidamente.
Filosófica y culturalmente, las postrimerías del S. XV e inicios del S. XVI, corresponde a una de las épocas más brillantes de Europa Occidental, conocida como Renacimiento, que se prolongó hasta el S. XVII, el más significativo en el campo filosófico, pues se reveló al mundo con pensadores de la talla de Francis Bacon, René Descartes, Tomás Hobbes, Baruch de Spinoza, Wilhelm Leibnitz y John Locke, cuyos sistemas han sido reconocidos, con todo merecimiento, como el fondo de oro del pensamiento filosófico mundial.
Pero en el campo político-económico y social, Europa revelaba sus hondas contradicciones, y no obstante esas fecundas ideas y reflexiones filosóficas que se iniciaron en Italia y se extendieron a la mayoría de naciones de Europa Occidental y también a algunas de Oriente, marchaba a la zaga de dicho pensamiento.
En política, Nicolás Maquiavelo (1469 - 1527) es la figura descollante de esa época. Sin embargo, siendo su magistral pensamiento político el reflejo de ese tiempo, en su obra cumbre, El Príncipe, la filosofía política marca evidentes distancias con relación a la reflexión ética; es más: según este autor, la teoría política debe fundamentarse en los hechos políticos que brinda la experiencia. Y la manifestación autoritaria de la que aconsejaba investirse al "príncipe", era exclusivamente para terminar con el poder de la nobleza y el sistema feudal. Para aquel tiempo las originales reflexiones de este célebre teórico sin duda constituyeron un gran avance en la cuestión política e ideológica, pero los seguidores e intérpretes que tuvo, no siempre acertados, hicieron suya una versión degradada de sus postulados, el "maquiavelismo", y confundieron ese método de hacer política, que apuntaba a favorecer a la temprana burguesía, con la total falta de escrúpulos. Por estas circunstancias igualmente, el sistema feudal continuó vigente, gozando de "buena salud", como suele decirse en estos casos, y la ideología escolástica en gran medida seguía siendo el sustento teórico del sistema y orientando el comportamiento de las gentes.
Resulta evidente apreciar, a la distancia de esos tiempos, que la cultura, mundi vivencia y concepción del mundo de las tempranas burguesías se contraponía a la cultura feudal y a su ideología escolástica, que oponían tenaz resistencia y solo muy gradualmente resignaban posiciones. El feudalismo, ese ominoso régimen de servidumbre, continuaba señoreando. ¿Por qué razones? En virtud de que a más de constituir el feudalismo el sistema económico vigente (el capitalismo recién comenzaba a revelarse), el peso que tenía la ideología dominante -escolasticismo- frente a la nueva que se configuraba, todavía no era superada; los mismos actores políticos que se encontraban vinculados al poder que emanaba del sistema feudal, no querían despojarse de esa forma conciencial, y no en último término un papel preponderante en el mantenimiento del statu quo estuvo a cargo de los sentimientos y estados de ánimo de las personas que vivían en esa sociedad, sus creencias, la gran influencia del misticismo.
La estructura de la sociedad feudal, con sus monarcas, amos feudales, caballeros y siervos; la limitada educación de las amplias masas de campesinos y artesanos, igualmente contribuyó a mantener el sistema. Para estos últimos grupos sociales, ocupados en sobrevivir, eran inaccesibles las reflexiones de los filósofos de su tiempo, igual que las ideas de políticos eminentes como Maquiavelo; no podían asimilar los objetivos que planteaban los pensadores de avanzada, porque no tenían acceso a la educación y el desacuerdo entre los sectores populares y quienes se presentaban como ideólogos de un cambio, era una constante.
Esa fue la paradoja. Por lo demás, la segunda gran ola de la Inquisición, justamente se extendió desde el S. XVI al S. XVII (se acostumbra dividir en tres períodos la Inquisición: el primero, del S. XIII al XV; el segundo, del S. XVI al XVII y el tercero que comprende el S. XVIII) y enfiló sus armas contra los humanistas, contra los adversarios del omnímodo poder papal, los sabios y pensadores que ponían en tela de juicio ciertos dogmas y los más esclarecidos representantes de la cultura y las artes. La "picadora de carne", con sus delatores, sus verdugos, sus instrumentos de tortura y muerte, funcionó todo ese tiempo con siniestra precisión.
En Europa, en general, prevalecían las monarquías autoritarias que, unas veces disputaban, otras compartían el poder con la Iglesia, no existía la democracia y campesinos, siervos y parias de ciudades y burgos sufrían el yugo del amo feudal.
España, para la época del Descubrimiento se encontraba en un proceso de consolidación de sus reinos: Castilla, Navarra, Aragón y Granada. Fueron tiempos de los Reyes Católicos, Fernando e Isabel, y la unidad ideológica e identidad de los reinos operó en torno a la Iglesia católica, proceso que coincidió con la implantación de la Inquisición en España el año 1477, encabezada por el más temible inquisidor, Tomás de Torquemada, quien llevó a las hogueras a miles de personas, encarceló, torturó y destruyó innumerables vidas inocentes; asimismo se expulsó a los judíos en 1492 y a los moriscos en 1502.
Aquel mismo año 1492, se recuperó Granada, que estuvo mucho tiempo en poder de los moros. Cabe destacar que en tiempos de Fernando e Isabel, España era una nación menos desarrollada que otras de Europa Occidental: el analfabetismo estuvo difundido, el 83% de la población era campesina y el resto, urbana. La pobreza afectaba a amplios sectores populares.
Había tanta desigualdad en la distribución de los bienes, que únicamente a un 2 - 3% de la población pertenecía el ¡97-98% de las tierras! ¿Quienes eran los principales poseedores de los bienes, de la tierra en primer lugar? La Corona, la nobleza y la Iglesia. Por lo tanto, reyes, nobles y clero constituían el gran poder feudal, mientras que la ideología escolástica, el oscurantismo y la intolerancia parecían insuperables.
Entonces, la situación socio-económica y política de España, pudo acicatear los planes para buscar nuevas rutas a las llamadas Indias Occidentales, para ampliar las áreas de comercio que interesaba a la naciente burguesía y para superar la crisis. Una vez más la actividad de la conciencia social reflejaba el ser social y el topo de la historia hacía su trabajo, como alguna vez manifestó el Dialéctico de Tréveris.
En esas condiciones económico-políticas y sociales se produjo el llamado Descubrimiento y la inmediata conquista y colonización, que, iniciadas por España y casi en seguida por Portugal, estuvieron signadas por una inusitada violencia contra la población nativa. En el cruce entre el feudalismo que se resistía a abandonar el escenario histórico y las burguesías tempranas que aspiraban a cambiar el estado de cosas, se dio el acontecimiento histórico que dirigió el gran genovés. Pero, reiteramos, la ideología dominante no fue la de las revoluciones burguesas sino la del feudalismo que se manifestaba con sus estertores terminales. El escolasticismo del período tardío (SS. XVI-XVII) reflejó en sus controversias la lucha de la Iglesia católica contra la Reforma. El poder "terrenal", que alguna vez casi fue total, empezaba a escapársele de las manos. Todo esto explica varias de las características negativas del descubrimiento, conquista y colonización. Caso contrario, si no hubiera estado vigente la ideología del feudalismo y sobre todo la institución de la Inquisición, órgano represivo y terrorista de la Iglesia, difícilmente se habría dado la destrucción de invalorables testimonios culturales, menos el saqueo de objetos de oro y plata ni el trato degradante contra indios y negros de parte de los conquistadores.
Con la bendición papal.
Desde otro punto de vista, ¿cuál fue la base teórica de Colón para su famosa aventura? La idea de la ¡esfericidad de la Tierra!, noción que en aquella época se encontraba de alguna manera difundida entre ciertos círculos científicos, pero con relación a la cual se guardaba discreción, para evitar que los audaces pensadores terminen en las piras "purificadoras", como esto sucedió con Giordano Bruno, un siglo después (1600) por el "pecado" de contradecir los dogmas religiosos.
El primer viaje de Colón comenzó el 3 de Agosto de 1492 y concluyó el 12 de Octubre del mismo año, fecha oficialmente reconocida como la del Descubrimiento o Encuentro de dos mundos, cuando Rodrigo de Triana, de la Santa María, avistó la isla de Guanahaní, bautizada como San Salvador.
El año 1493, es decir un año después del primer viaje, el Vaticano, mediante bula especial entregó a la corona católica española el territorio descubierto, con la obligación de llevar a cabo la cristianización de los indígenas, porque para la idea dominante en Europa, el Nuevo Mundo representaba un vasto territorio en el que imperaba el paganismo y la tarea era convertir a sus habitantes a la fe cristiana.
Merced a otra bula especial del 16 de noviembre de 1501, el Papa entregó a perpetuidad los diezmos de la Iglesia en las colonias, a la corona española, asimismo con la condición de conservar todos los fundamentos de la Iglesia.
Pero, ¿quién fue el Papa que reinaba en ese tiempo y que emitió las primeras bulas? No otro que Alejandro VI, cuyo pontificado se extendió desde 1492 hasta 1503, cuando murió envenenado. Su cadáver, un considerable tiempo insepulto, finalmente fue arrojado en un foso. Triste fin del "santo" Vicario de Cristo, en realidad un hombre depravado, violento, concupiscente, sumergido en un mar de conspiraciones e intrigas, de asesinatos políticos. Alejandro VI tuvo su querida, Rosa Venozza, con quien procreó cinco hijos, entre estos Lucrecia, Francisco y César Borgia. Se ha manifestado también que mantuvo relaciones incestuosas con su hija. Diremos a propósito: extraña y escalofriante infalibilidad la de algunos pontífices.
Por lo expuesto, en la conquista y colonización que siguieron al "Descubrimiento" de América, intervinieron tanto los poderes civiles como el eclesiástico, caracterizados por el autoritarismo, la intolerancia y el desprecio a los subyugados. Prueba de esa intervención conjunta es que en su segundo viaje Colón estuvo acompañado en la expedición por 12 religiosos. Así, la espada y la cruz tuvieron directa participación en las acciones de conquista y colonización de nuestro continente, con todas las consecuencias que se derivaron de ello.
Lo bueno y lo malo del Encuentro.
El Encuentro de Dos Mundos ha significado algunas cuestiones positivas para América, que sería necio negarlas, como la difusión de una nueva lengua, el español, principalmente en la población mestiza; el surgimiento de nuevas colectividades culturales y étnicas; quizá también mejores formas de organización social y del Estado que las que tenían en esos tiempos los pueblos precolombinos. Para la humanidad en su conjunto significó la difusión mundial de alimentos, como la papa, tomate, maíz, cacao, etc., la beneficiosa expansión del comercio y navegación. Pero asimismo constituyó una auténtica tragedia por los actos de genocidio contra la población nativa, lo que en su tiempo ya denunció valientemente el sacerdote Bartolomé de las Casas; la introducción de la esclavitud, de la que las principales víctimas fueron los negros traídos de África, el inmisericorde saqueo de riquezas y la insensata destrucción de una gran herencia cultural.
También tuvieron un papel nefasto en la población nativa enfermedades desconocidas en América, como la viruela, tifus, fiebre amarilla, etc., que diezmaron a las comunidades indígenas, allí en donde la violencia no los había exterminado.
A propósito de saqueo, violencia y destrucción, considero que cabe hacer una breve precisión sobre las colonizaciones luso-hispana y anglosajona. La primera fue, como ya se indicó, desde fines del siglo XV al S. XVI, tiempos realmente oscuros, ¡cuando la Iglesia discutía si los nativos americanos eran o no seres humanos!, mientras que la segunda, en los siglos XVIII-XIX, en plena Ilustración. La anglosajona fue más feroz, se dio una auténtica "limpieza étnica", porque los puritanos cristianos, con su doctrina reaccionaria racista, no se mezclaron con la población autóctona y prácticamente la exterminaron. A los sobrevivientes les aislaron en las tristemente célebres reservas. Y la esclavitud de la población negra alcanzó su máxima crueldad en el sur de EE UU. Los linchamientos y la ferocidad del Ku Klux Klan, organización criminal racista fundada tras la guerra de Secesión (1866), por los partidarios de mantener la esclavitud, han marcado toda una época. Y como si todo esto fuera poco, el cine norteamericano, hipócritamente ha "blanqueado" la figura del colonizador, previamente re-bautizándolo de colono, al que se le ha presentado como un civilizador bueno. Nada de genocidio contra la población nativa, ni de esclavitud contra el afro-norteamericano. ¡Todas unas relaciones idílicas en las que el "blanco" cristiano puritano llevaba adelante la misión civilizadora!. Así se ha escrito, falazmente, la historia de esta cuestión violenta, trágica y vergonzosa de América del Norte.
Retomando la cuestión de la conquista y colonización luso-hispana, recordemos algunos crímenes mayúsculos contra las culturas vernáculas cometidos en esos tiempos: en 1530 ¡fueron sometidos al fuego los códices de los mayas!, por orden de fray Juan de Zumárraga, primer obispo de México, representando una pérdida irreparable para la historia y la cultura; en ese mismo siglo XVI, los conquistadores y el obispo Diego de Landa ¡destruyen casi la totalidad de los libros sagrados de México!; en 1520 ¡Hernán Cortés ordena quemar todos los libros aztecas!; en 1566 Francisco de Toledo, virrey del Perú, ¡dispone la destrucción de una enorme cantidad de tablillas pintadas y tejidos incas!.
Coincidencialmente, por esos mismos tiempos, en Europa se cometieron similares atentados contra la cultura, pues la piromanía inquisitorial se reveló implacable Así, el año 1500 Francisco Jiménez de Cisnero, en Granada, destruye mediante el fuego ¡5.000 libros de la cultura árabe!; en 1553 el sabio Miguel de Servet que describió la circulación pulmonar, ¡es condenado como hereje a ser quemado vivo, junto con sus libros!; en 1559 se someten a las llamas ¡12.000 textos hebreos!, en la ciudad de Cremona, en Lombardía, Italia; en el siglo XVI, por orden expresa de la Inquisición, ¡se queman los libros del historiador Garcilazo de la Vega!.
No enjaular la Historia (Conclusión).
Resumiendo: a consecuencia del fanatismo y la ignorancia de conquistadores y evangelizadores, sucumbió gran parte de la historia antigua y la memoria colectiva de los pueblos nativos de nuestra América. Esto, que sin duda fue irreparable, trágico e incluso catastrófico por la magnitud del proceso, marcó indeleblemente al descubrimiento, conquista y colonización del Nuevo Mundo, y el deber insoslayable de quienes no aceptamos la peregrina tesis de que la ciencia de la Historia es un puro pretérito que nada tiene que ver con el presente, mucho menos con el porvenir, es recordar y estudiar el pasado, para extraer las correspondientes lecciones.
Es igualmente un compromiso moral mantenernos siempre alertas, porque quienes proclaman el fin de la historia, temerariamente pretenden enjaular al futuro en un presente perpetuo, donde todo sigue igual, donde nada cambia ni deviene.
Fuentes Consultadas.
Bartolomé de las Casas. Brevísima relación de la destrucción de las Indias. Biblioteca de Historia. Ediciones ORBIS, S.A. Barcelona, España, 1986.
Yákov Svet. Cristóbal Colón. Siglos y hombres. Editorial Progreso, Moscú, URSS, 1987.
V. V. Sókolov. Européyskaya Filosofiya XV-XVII Vekov. Moskvá, URSS, Visshaya Shkola, 1984.
V. N. Selivanov. Latinskaya Amérika: Ot Konkistadorov do Nezavisimosti. Editorial Naúka, Moskvá, URSS. 1984.
Robles López, Marco. Cañar, Historia y Cultura. Tomos I-II, H. Consejo Provincial del Cañar, 2002. Tomo I.

fh fh 10/03/2009 a las 20:20

SIGNIFICADO DEL DESCUBRIMIENTO Y
CONQUISTA DEL NUEVO MUNDO.
Marco Robles López, Ph D .
Entre dos épocas.
Podría admitirse que hubo más de un descubrimiento de América. El primero, en tiempos prehistóricos, hace entre 30.000 a 40.000 años atrás, correspondiente a la época del Homo sapiens fósil (el hombre de Cromagnon), cuando nuestros lejanos ancestros habían cruzado el Estrecho de Bering para llegar desde Asia a América del Norte. Otros autores proponen una fecha más reciente: hace 15.000 años, poco más o menos, en sucesivas oleadas.
Un segundo "descubrimiento", se habría realizado con los legendarios vikingos. El año 981 Erik el Rojo y su gente llegaban a las costas occidentales de Groenlandia y allí dejaron sus huellas.
Pero el evento de esta naturaleza más conocido e históricamente registrado, denominado "Descubrimiento del Nuevo Mundo" o, con algo más de propiedad, "Encuentro de dos Mundos" y erróneamente,"Día de la Raza", tuvo su realización el 12 de Octubre de 1492, es decir en las postrimerías del S. XV, merced a la célebre expedición que partió del Puerto de Palos, España, dirigida por el Almirante Cristóbal Colón (o Cristóforo Colombo), un navegante probablemente de origen genovés y nacido h. 1446. Semejante acontecimiento se produjo en situaciones muy singulares de la historia, sobre las que no siempre se ha reparado debidamente.
Filosófica y culturalmente, las postrimerías del S. XV e inicios del S. XVI, corresponde a una de las épocas más brillantes de Europa Occidental, conocida como Renacimiento, que se prolongó hasta el S. XVII, el más significativo en el campo filosófico, pues se reveló al mundo con pensadores de la talla de Francis Bacon, René Descartes, Tomás Hobbes, Baruch de Spinoza, Wilhelm Leibnitz y John Locke, cuyos sistemas han sido reconocidos, con todo merecimiento, como el fondo de oro del pensamiento filosófico mundial.
Pero en el campo político-económico y social, Europa revelaba sus hondas contradicciones, y no obstante esas fecundas ideas y reflexiones filosóficas que se iniciaron en Italia y se extendieron a la mayoría de naciones de Europa Occidental y también a algunas de Oriente, marchaba a la zaga de dicho pensamiento.
En política, Nicolás Maquiavelo (1469 - 1527) es la figura descollante de esa época. Sin embargo, siendo su magistral pensamiento político el reflejo de ese tiempo, en su obra cumbre, El Príncipe, la filosofía política marca evidentes distancias con relación a la reflexión ética; es más: según este autor, la teoría política debe fundamentarse en los hechos políticos que brinda la experiencia. Y la manifestación autoritaria de la que aconsejaba investirse al "príncipe", era exclusivamente para terminar con el poder de la nobleza y el sistema feudal. Para aquel tiempo las originales reflexiones de este célebre teórico sin duda constituyeron un gran avance en la cuestión política e ideológica, pero los seguidores e intérpretes que tuvo, no siempre acertados, hicieron suya una versión degradada de sus postulados, el "maquiavelismo", y confundieron ese método de hacer política, que apuntaba a favorecer a la temprana burguesía, con la total falta de escrúpulos. Por estas circunstancias igualmente, el sistema feudal continuó vigente, gozando de "buena salud", como suele decirse en estos casos, y la ideología escolástica en gran medida seguía siendo el sustento teórico del sistema y orientando el comportamiento de las gentes.
Resulta evidente apreciar, a la distancia de esos tiempos, que la cultura, mundi vivencia y concepción del mundo de las tempranas burguesías se contraponía a la cultura feudal y a su ideología escolástica, que oponían tenaz resistencia y solo muy gradualmente resignaban posiciones. El feudalismo, ese ominoso régimen de servidumbre, continuaba señoreando. ¿Por qué razones? En virtud de que a más de constituir el feudalismo el sistema económico vigente (el capitalismo recién comenzaba a revelarse), el peso que tenía la ideología dominante -escolasticismo- frente a la nueva que se configuraba, todavía no era superada; los mismos actores políticos que se encontraban vinculados al poder que emanaba del sistema feudal, no querían despojarse de esa forma conciencial, y no en último término un papel preponderante en el mantenimiento del statu quo estuvo a cargo de los sentimientos y estados de ánimo de las personas que vivían en esa sociedad, sus creencias, la gran influencia del misticismo.
La estructura de la sociedad feudal, con sus monarcas, amos feudales, caballeros y siervos; la limitada educación de las amplias masas de campesinos y artesanos, igualmente contribuyó a mantener el sistema. Para estos últimos grupos sociales, ocupados en sobrevivir, eran inaccesibles las reflexiones de los filósofos de su tiempo, igual que las ideas de políticos eminentes como Maquiavelo; no podían asimilar los objetivos que planteaban los pensadores de avanzada, porque no tenían acceso a la educación y el desacuerdo entre los sectores populares y quienes se presentaban como ideólogos de un cambio, era una constante.
Esa fue la paradoja. Por lo demás, la segunda gran ola de la Inquisición, justamente se extendió desde el S. XVI al S. XVII (se acostumbra dividir en tres períodos la Inquisición: el primero, del S. XIII al XV; el segundo, del S. XVI al XVII y el tercero que comprende el S. XVIII) y enfiló sus armas contra los humanistas, contra los adversarios del omnímodo poder papal, los sabios y pensadores que ponían en tela de juicio ciertos dogmas y los más esclarecidos representantes de la cultura y las artes. La "picadora de carne", con sus delatores, sus verdugos, sus instrumentos de tortura y muerte, funcionó todo ese tiempo con siniestra precisión.
En Europa, en general, prevalecían las monarquías autoritarias que, unas veces disputaban, otras compartían el poder con la Iglesia, no existía la democracia y campesinos, siervos y parias de ciudades y burgos sufrían el yugo del amo feudal.
España, para la época del Descubrimiento se encontraba en un proceso de consolidación de sus reinos: Castilla, Navarra, Aragón y Granada. Fueron tiempos de los Reyes Católicos, Fernando e Isabel, y la unidad ideológica e identidad de los reinos operó en torno a la Iglesia católica, proceso que coincidió con la implantación de la Inquisición en España el año 1477, encabezada por el más temible inquisidor, Tomás de Torquemada, quien llevó a las hogueras a miles de personas, encarceló, torturó y destruyó innumerables vidas inocentes; asimismo se expulsó a los judíos en 1492 y a los moriscos en 1502.
Aquel mismo año 1492, se recuperó Granada, que estuvo mucho tiempo en poder de los moros. Cabe destacar que en tiempos de Fernando e Isabel, España era una nación menos desarrollada que otras de Europa Occidental: el analfabetismo estuvo difundido, el 83% de la población era campesina y el resto, urbana. La pobreza afectaba a amplios sectores populares.
Había tanta desigualdad en la distribución de los bienes, que únicamente a un 2 - 3% de la población pertenecía el ¡97-98% de las tierras! ¿Quienes eran los principales poseedores de los bienes, de la tierra en primer lugar? La Corona, la nobleza y la Iglesia. Por lo tanto, reyes, nobles y clero constituían el gran poder feudal, mientras que la ideología escolástica, el oscurantismo y la intolerancia parecían insuperables.
Entonces, la situación socio-económica y política de España, pudo acicatear los planes para buscar nuevas rutas a las llamadas Indias Occidentales, para ampliar las áreas de comercio que interesaba a la naciente burguesía y para superar la crisis. Una vez más la actividad de la conciencia social reflejaba el ser social y el topo de la historia hacía su trabajo, como alguna vez manifestó el Dialéctico de Tréveris.
En esas condiciones económico-políticas y sociales se produjo el llamado Descubrimiento y la inmediata conquista y colonización, que, iniciadas por España y casi en seguida por Portugal, estuvieron signadas por una inusitada violencia contra la población nativa. En el cruce entre el feudalismo que se resistía a abandonar el escenario histórico y las burguesías tempranas que aspiraban a cambiar el estado de cosas, se dio el acontecimiento histórico que dirigió el gran genovés. Pero, reiteramos, la ideología dominante no fue la de las revoluciones burguesas sino la del feudalismo que se manifestaba con sus estertores terminales. El escolasticismo del período tardío (SS. XVI-XVII) reflejó en sus controversias la lucha de la Iglesia católica contra la Reforma. El poder "terrenal", que alguna vez casi fue total, empezaba a escapársele de las manos. Todo esto explica varias de las características negativas del descubrimiento, conquista y colonización. Caso contrario, si no hubiera estado vigente la ideología del feudalismo y sobre todo la institución de la Inquisición, órgano represivo y terrorista de la Iglesia, difícilmente se habría dado la destrucción de invalorables testimonios culturales, menos el saqueo de objetos de oro y plata ni el trato degradante contra indios y negros de parte de los conquistadores.
Con la bendición papal.
Desde otro punto de vista, ¿cuál fue la base teórica de Colón para su famosa aventura? La idea de la ¡esfericidad de la Tierra!, noción que en aquella época se encontraba de alguna manera difundida entre ciertos círculos científicos, pero con relación a la cual se guardaba discreción, para evitar que los audaces pensadores terminen en las piras "purificadoras", como esto sucedió con Giordano Bruno, un siglo después (1600) por el "pecado" de contradecir los dogmas religiosos.
El primer viaje de Colón comenzó el 3 de Agosto de 1492 y concluyó el 12 de Octubre del mismo año, fecha oficialmente reconocida como la del Descubrimiento o Encuentro de dos mundos, cuando Rodrigo de Triana, de la Santa María, avistó la isla de Guanahaní, bautizada como San Salvador.
El año 1493, es decir un año después del primer viaje, el Vaticano, mediante bula especial entregó a la corona católica española el territorio descubierto, con la obligación de llevar a cabo la cristianización de los indígenas, porque para la idea dominante en Europa, el Nuevo Mundo representaba un vasto territorio en el que imperaba el paganismo y la tarea era convertir a sus habitantes a la fe cristiana.
Merced a otra bula especial del 16 de noviembre de 1501, el Papa entregó a perpetuidad los diezmos de la Iglesia en las colonias, a la corona española, asimismo con la condición de conservar todos los fundamentos de la Iglesia.
Pero, ¿quién fue el Papa que reinaba en ese tiempo y que emitió las primeras bulas? No otro que Alejandro VI, cuyo pontificado se extendió desde 1492 hasta 1503, cuando murió envenenado. Su cadáver, un considerable tiempo insepulto, finalmente fue arrojado en un foso. Triste fin del "santo" Vicario de Cristo, en realidad un hombre depravado, violento, concupiscente, sumergido en un mar de conspiraciones e intrigas, de asesinatos políticos. Alejandro VI tuvo su querida, Rosa Venozza, con quien procreó cinco hijos, entre estos Lucrecia, Francisco y César Borgia. Se ha manifestado también que mantuvo relaciones incestuosas con su hija. Diremos a propósito: extraña y escalofriante infalibilidad la de algunos pontífices.
Por lo expuesto, en la conquista y colonización que siguieron al "Descubrimiento" de América, intervinieron tanto los poderes civiles como el eclesiástico, caracterizados por el autoritarismo, la intolerancia y el desprecio a los subyugados. Prueba de esa intervención conjunta es que en su segundo viaje Colón estuvo acompañado en la expedición por 12 religiosos. Así, la espada y la cruz tuvieron directa participación en las acciones de conquista y colonización de nuestro continente, con todas las consecuencias que se derivaron de ello.
Lo bueno y lo malo del Encuentro.
El Encuentro de Dos Mundos ha significado algunas cuestiones positivas para América, que sería necio negarlas, como la difusión de una nueva lengua, el español, principalmente en la población mestiza; el surgimiento de nuevas colectividades culturales y étnicas; quizá también mejores formas de organización social y del Estado que las que tenían en esos tiempos los pueblos precolombinos. Para la humanidad en su conjunto significó la difusión mundial de alimentos, como la papa, tomate, maíz, cacao, etc., la beneficiosa expansión del comercio y navegación. Pero asimismo constituyó una auténtica tragedia por los actos de genocidio contra la población nativa, lo que en su tiempo ya denunció valientemente el sacerdote Bartolomé de las Casas; la introducción de la esclavitud, de la que las principales víctimas fueron los negros traídos de África, el inmisericorde saqueo de riquezas y la insensata destrucción de una gran herencia cultural.
También tuvieron un papel nefasto en la población nativa enfermedades desconocidas en América, como la viruela, tifus, fiebre amarilla, etc., que diezmaron a las comunidades indígenas, allí en donde la violencia no los había exterminado.
A propósito de saqueo, violencia y destrucción, considero que cabe hacer una breve precisión sobre las colonizaciones luso-hispana y anglosajona. La primera fue, como ya se indicó, desde fines del siglo XV al S. XVI, tiempos realmente oscuros, ¡cuando la Iglesia discutía si los nativos americanos eran o no seres humanos!, mientras que la segunda, en los siglos XVIII-XIX, en plena Ilustración. La anglosajona fue más feroz, se dio una auténtica "limpieza étnica", porque los puritanos cristianos, con su doctrina reaccionaria racista, no se mezclaron con la población autóctona y prácticamente la exterminaron. A los sobrevivientes les aislaron en las tristemente célebres reservas. Y la esclavitud de la población negra alcanzó su máxima crueldad en el sur de EE UU. Los linchamientos y la ferocidad del Ku Klux Klan, organización criminal racista fundada tras la guerra de Secesión (1866), por los partidarios de mantener la esclavitud, han marcado toda una época. Y como si todo esto fuera poco, el cine norteamericano, hipócritamente ha "blanqueado" la figura del colonizador, previamente re-bautizándolo de colono, al que se le ha presentado como un civilizador bueno. Nada de genocidio contra la población nativa, ni de esclavitud contra el afro-norteamericano. ¡Todas unas relaciones idílicas en las que el "blanco" cristiano puritano llevaba adelante la misión civilizadora!. Así se ha escrito, falazmente, la historia de esta cuestión violenta, trágica y vergonzosa de América del Norte.
Retomando la cuestión de la conquista y colonización luso-hispana, recordemos algunos crímenes mayúsculos contra las culturas vernáculas cometidos en esos tiempos: en 1530 ¡fueron sometidos al fuego los códices de los mayas!, por orden de fray Juan de Zumárraga, primer obispo de México, representando una pérdida irreparable para la historia y la cultura; en ese mismo siglo XVI, los conquistadores y el obispo Diego de Landa ¡destruyen casi la totalidad de los libros sagrados de México!; en 1520 ¡Hernán Cortés ordena quemar todos los libros aztecas!; en 1566 Francisco de Toledo, virrey del Perú, ¡dispone la destrucción de una enorme cantidad de tablillas pintadas y tejidos incas!.
Coincidencialmente, por esos mismos tiempos, en Europa se cometieron similares atentados contra la cultura, pues la piromanía inquisitorial se reveló implacable Así, el año 1500 Francisco Jiménez de Cisnero, en Granada, destruye mediante el fuego ¡5.000 libros de la cultura árabe!; en 1553 el sabio Miguel de Servet que describió la circulación pulmonar, ¡es condenado como hereje a ser quemado vivo, junto con sus libros!; en 1559 se someten a las llamas ¡12.000 textos hebreos!, en la ciudad de Cremona, en Lombardía, Italia; en el siglo XVI, por orden expresa de la Inquisición, ¡se queman los libros del historiador Garcilazo de la Vega!.
No enjaular la Historia (Conclusión).
Resumiendo: a consecuencia del fanatismo y la ignorancia de conquistadores y evangelizadores, sucumbió gran parte de la historia antigua y la memoria colectiva de los pueblos nativos de nuestra América. Esto, que sin duda fue irreparable, trágico e incluso catastrófico por la magnitud del proceso, marcó indeleblemente al descubrimiento, conquista y colonización del Nuevo Mundo, y el deber insoslayable de quienes no aceptamos la peregrina tesis de que la ciencia de la Historia es un puro pretérito que nada tiene que ver con el presente, mucho menos con el porvenir, es recordar y estudiar el pasado, para extraer las correspondientes lecciones.
Es igualmente un compromiso moral mantenernos siempre alertas, porque quienes proclaman el fin de la historia, temerariamente pretenden enjaular al futuro en un presente perpetuo, donde todo sigue igual, donde nada cambia ni deviene.
Fuentes Consultadas.
Bartolomé de las Casas. Brevísima relación de la destrucción de las Indias. Biblioteca de Historia. Ediciones ORBIS, S.A. Barcelona, España, 1986.
Yákov Svet. Cristóbal Colón. Siglos y hombres. Editorial Progreso, Moscú, URSS, 1987.
V. V. Sókolov. Européyskaya Filosofiya XV-XVII Vekov. Moskvá, URSS, Visshaya Shkola, 1984.
V. N. Selivanov. Latinskaya Amérika: Ot Konkistadorov do Nezavisimosti. Editorial Naúka, Moskvá, URSS. 1984.
Robles López, Marco. Cañar, Historia y Cultura. Tomos I-II, H. Consejo Provincial del Cañar, 2002. Tomo I.

fh fh 10/03/2009 a las 20:27

Como los sientificos dicen la expacion de animales se fue extinguiendo en el año 1234 y en ese año fue cuando los dinosauros gobernaron el pais de inglaterra madrid cuando estubo el primer humano se dio cuenta que habian muchos dinosauros y penso y su cerebro crecio, y le disparo al dinosaurio con una roca gigante en el pie que lo voto de un tiron y entonces ese dinosaurio sangro tanto perdio tanta sangre que murio era el dueño de los dinos entonces tods murieron el mismo dia y asi es la history de los dinos y del primer Humano llamado: Drefigh Doolmash nacido en el siglo 1 antes de Cristo -:) gracias por todo LEANLO CON MUCHA ATENCION
ATTE:
 Marcela del Carmen y Rodrigo Peréz. años de experiencia en M. Veterinaria y Geografía de la Historia.

pos a mi me parese que esta super bueno y encontre lo que buscaba grax
de corazon felicitaciones jajajaja chao saludos ok...........

aniñad@ aniñad@ 29/09/2009 a las 20:35

¡Muchas gracias por esta valiosa información!

Anónimo Anónimo 13/05/2010 a las 21:42

me aburooo

loco loco 08/04/2011 a las 01:31

buenisiiiiiiiiiiiimoooooooooooo

ak ak 08/02/2012 a las 00:40
oye marcela rodrigo cientifico es con c
Lamento la falta de conocimiento de los hechos y la interpretación tergiversada y tal vez interesada de los mismos.
Recomiendo estudiar más historia.

Deja tu comentario SIGNIFICADO DEL DESCUBRIMIENTO Y CONQUISTA DEL NUEVO MUNDO.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre